Alimentación y efectos indeseables de la quimio

manzana

Hoy hablamos de alimentación, y de cómo la quimio afecta a nuestro aparato digestivo. Además de las desagradables náuseas y vómitos, causa otros problemillas no menos molestos, pero que tenemos que sobrellevar con paciencia y buen humor (pensemos que todo ello es necesario para curarnos, así que merece la pena el esfuerzo y las molestias).

Es normal padecer gases (también llamados disfagia) durante la quimio o incluso cuando ya hemos terminado el tratamiento. Es incómodo y puede hacer que nos ruboricemos o pasemos por situaciones embarazosas, pero es difícil evitarlo.

Así que nuestra nutricionista Begoña Suárez nos da algún consejo para llevar los “pedetes” algo mejor, y tratar de que se reduzca la hinchazón de nuestras tripillas:

  • Comer despacio masticando bien la comida.
  • Los alimentos ricos en fibra, como legumbres y verduras, cocerlas bien, condimentarlas con especies como albahaca, hinojo, tomillo, orégano y perejil. Incluso las podemos triturar en forma de puré.
  • Podemos tomar infusiones, con las que notaremos cierto alivio. La más efectiva es la manzanilla con anís (no es manzanilla con unas gotas de licor eh? Se vende así, tal cual. ¡Lo que lleva es anís estrellado, no Anís del Mono!).

Como os contaba, las náuseas (sensación de mareo y/o ganas de vomitar) y los vómitos son ya todo un clásico en cuanto a efectos secundarios de la quimioterapia. Begoña nos da algunas pautas para lidiar mejor con ellos:

  • Comer lo más relajado posible y en ambiente tranquilo. Masticando bien y pausadamente.
  • Repartir las comidas a lo largo del día, con ingestas frecuentes y en pocas cantidades. Optar por alimentos fácilmente digeribles, de textura blanda y condimentados de forma suave.
  • En lo posible, evitar comer y beber en las 2 horas anteriores a la sesión de quimio. Si tenemos sed, un poco de agua será suficiente.
  • Beber entre horas líquidos fríos a pequeños sorbos.
  • Podemos tomar infusiones de jengibre, se venden en herboristería aunque empieza a venderse en algunos supermercados.

Es frecuente en esta etapa de la enfermedad que suframos episodios alternos de diarrea y estreñimiento. Algunos consejos alimentarios contra la diarrea:

  • Tomar los alimentos templados.
  • Tomar preparados lácteos sin lactosa.
  • Suprimir alimentos integrales o con mucho aporte de fibra, como verduras y legumbres.
  • Beber líquido abundante en forma de agua, infusiones como té y caldos de arroz blanco.

Para favorecer el tránsito intestinal y evitar el incómodo estreñimiento, evitar laxantes (salvo en casos muy extremos, en todo caso debemos consultarlo previamente con nuestro oncólogo o hematólogo, nunca tomarlos a libre albedrío). Lo mejor es utilizar la alimentación como coadyuvante para ir al WC:

  • Beber gran cantidad de líquidos.
  • Aumentar la ingesta de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales (pan, arroz y pastas integrales).
  • Añadir suplementos de fibra siempre que el médico nos lo autorice.

Otro efecto secundario, frecuente tras quimios agresivas o pre-trasplante, es la mucositis. Se trata de inflamación y úlceras en nuestra cavidad bucal, gástrica e intestinal, y puede ser leve o severa, según el paciente y el tratamiento. Os aseguro que es casi más desagradable que las náuseas y los vómitos, al menos así lo he vivido yo. Y es que suele dificultar la ingesta de alimentos, ya que produce dolor (en el caso de la mucositis severa, como la que yo padecí, no podía casi ni tragar líquidos, por lo que tuve que estar con una vía y “alimentándome” de suero. ¡No podía ni tragar saliva! El dolor era indescriptible. Otro día os contaré como lo trataron en el hospital). Aunque contra la mucositis poco se puede hacer, salvo tener paciencia y aumentar nuestra tolerancia al dolor, nuestra nutricionista nos da alguna clave para que, si podemos tragar alimentos, “no echemos más leña al fuego”, ya me entendéis…

  • Tomar los alimentos a temperatura ambiente, ya que la comida caliente puede contribuir a aumentar la inflamación y/o el dolor.
  • Por este mismo motivo, debemos condimentar la comida con salsas muy suaves (favorecen el paso por el esófago) o un poco de aceite de oliva.
  • Por último, evitaremos alimentos irritantes (chorizo, guindilla, salsas picantes, pimentón…) y fritos.

Espero que estos consejos nutricionales que comparto con vosotr@s de la mano de la nutricionista de La Terapia del Canguro, Begoña Suárez (que también es bióloga y naturópata) os resulten interesantes y útiles.

Etiquetas:  ,

Deje una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>